¿Has notado que uno de tus dientes presenta un color distinto, más oscuro, amarillento o grisáceo que los demás? Si es así, estamos seguros de que te interesa seguir leyendo este post. En él, vamos a explicarte a qué se debe y cuál es la posible solución. ¡Descubre todos los detalles!

¿Qué es un diente necrosado?

Un diente necrosado es aquel que se ha visto afectado en su parte más interna, la pulpa, donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos, hasta tal punto que muere. Por ello, este problema también se conoce como necrosis pulpar.

Se manifiesta mediante el oscurecimiento del diente, un síntoma debido a la hemorragia interna producida en la pieza dental, pudiendo ir desde tonalidades amarillentas, grisáceas, hasta marrones o, incluso, negras.

Antes de que se produzca la necrosis pulpar, es cierto que pueden aparecer otros síntomas que alarmen de que algo no marcha del todo bien, como pueden ser molestias o sensibilidad al comer ciertos alimentos o bebidas. En este punto es fundamental acudir cuanto antes a tu clínica dental de confianza.

Causas

Las causas principales por las que se puede necrosar un diente son:

  • Caries: cuando las caries no se tratan a tiempo, la acumulación de sarro y bacterias penetra en el diente, llegando hasta su interior, donde se encuentra la pulpa dental. Por ello, para evitar que el diente se necrose es indispensable acudir periódicamente al dentista para que pueda valorar tu estado de salud oral, así como pautar el tratamiento idóneo.
  • Traumatismos: otra de las causas principales de los dientes necrosados son los fuertes golpes dentales. Estos también pueden afectar a la parte más interna del diente, provocando el bloqueo de aporte sanguíneo de manera inmediata y, por tanto, la muerte de la pulpa dental.

Soluciones

En cuanto al tratamiento para un diente necrosado dependerá de cada paciente:

  • Endodoncia: en aquellos casos en los que se pueda llevar a cabo se realizará una endodoncia, extirpando la parte de la pulpa dañada, limpiando y sellando el conducto radicular, evitando que la infección pase al hueso. Además, si el diente se ha oscurecido se podrá realizar un blanqueamiento interno o colocar una carilla dental.
  • Extracción: sin embargo, en los casos más graves, en los que no exista otra solución, habrá que extraer la pieza dental afectada y, posteriormente, lo ideal sería colocar un implante y una prótesis hecha a medida.

En cualquier caso, todo puede variar en función de cada caso. En nuestra clínica dental en Palma siempre que nos es posible, apostamos por tratamientos conservadores. No olvides que en Clínica Dental Delgado contamos con un equipo de especialistas en cada una de las áreas de la odontología que se encargarán de estudiar conjuntamente tu caso, proporcionándote un tratamiento adaptado a tus necesidades.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental en Palma: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Recuerda que puedes comentar este post y solicitar tu primera visita gratuita.

¡Un saludo!

https://clinicadentaldelgado.es/

Call Now Button